Yamaha Tracer 700: bonita evolución

Presentada en el EICMA 2019 y disponible desde febrero, la Yamaha Tracer 700 se beneficia de un nuevo aspecto moderno con una bonita personalidad, directamente inspirada en las motos deportivas de la marca. En el orden del día: un Sport-GT accesible y una gran versatilidad.

Esta Tracer 700 me parece especialmente bien posicionada en cuanto a la relación precio/prestaciones. El diseño de la versión 2020 es bastante atractivo, con un frontal completamente rediseñado inspirado en el R1. El frontal tiene una bonita personalidad y ofrece un aspecto moderno. Por supuesto, esto es puramente subjetivo y, de todos modos, me gustan las motos con un poco de personalidad, ya sean bonitas o feas. El salpicadero también se ha revisado y ahora utiliza una pantalla TFT en color. Las nuevas características incluyen un parabrisas ajustable en altura de 60 mm que se puede ajustar con una sola mano. El manillar es 34 mm más ancho, lo que aporta una mayor sensación de conducción trail y mejora el manejo. El amortiguador es ahora ajustable en rebote y precarga y el asiento es una unidad de una sola pieza con una sección trasera elevada.

El motor también ha sido rediseñado, así como el escape, señala el concesionario de motos ocasión Sevilla Crestanevada. Aunque el motor de 2 cilindros en línea de 689 cc sigue utilizándose, la moto cumple ahora con la norma Euro 5. Las prestaciones sólo varían ligeramente respecto al modelo anterior, pasando de 74,8 CV a 73,4 CV. El par motor sigue siendo el mismo, al igual que el peso, que se limita a 196 kg a plena carga. Yamaha también dice que ha retocado la relación de la transmisión secundaria para hacerla más sensible, lo que significa que las primeras marchas se revolucionarán más rápido.

La 700 Tracer está disponible a partir de 8799 euros y está disponible en tres colores: Icon Grey, Sonic Grey y Phantom Blue.

Publicada el
Categorizado como Motor